lunes, abril 28, 2008

Shakespeare y Maslow

Cambiando un poco de tema, me parece interesante refrescar el blog con un visionado. En este caso se trata del discurso del día de san Crispín del rey Enrique V antes de la batalla de Agincourt contra las tropas francesas de Carlos VI, en la versión de Henry V realizada por Kenneth Branagh (1989).
Este fragmento ilustra a la perfección la teoría de Maslow sobre la motivación, lo cual nos indica hasta qué punto estaba Shakespeare familiarizado con el ejercicio del poder.



2 comentarios:

Coco dijo...

Manel muchas gracias por este blog, siempre veo cosas interesentísimas y no puedo evitar añadir en esta ocasión lo siguiente:
El inmortal verso de “We few, we happy few, we band of brothers” no ha sido utilizado únicamente por Shakespeare. El discurso de heroísmo y patriotismo funciona plenamente cuando está descontextualizado. Y de hecho, así se utiliza, como muestra el caso de la película de Sir Laurence Olivier que eliminaba o atenuaba la violencia del discurso real, como también lo hace en parte la de Branagh, o la alocución de Churchill a las tropas inglesas con ocasión de la segunda Guerra Mundial que cita tan sólo la icónica expresión “we few, we happy few”.
Un saludo desde Benidorm.

Manel Muntada Colell dijo...

Gracias Coco por tu comentario... interesante...

Un abrazo